23 de cien… El gato que está triste y azul

IMG_2220

… En unos días acabará el verano. Volver a casa, vaciar la maleta de lugares, asentar los recuerdos en algún lugar útil de la memoria, desplegar la rutina que alumbra el presente.

Organizar el futuro incierto se me hace cuesta arriba.

Me gustaría hacer al calor del hogar una manta mullida que cubra mis pies o, tal vez pintar la primavera en otoño. Comprar una nariz roja y hacer un día lluvioso de radiante sonrisa… Para la entrada del invierno aun no tengo previsto nada aunque puede que otra vez llene mi pequeña maleta de paisajes, de imágenes de un aprendiz objetivo, mi visión de lo que vivo intensamente…

Y en este paso de estaciones me han dejado en el pasado alguna postal a modo de punto y seguido en el buzón del volveré.

Cerraré las ventanas. La noche me acunará más horas y la luna velará los sueños de los románticos. En  los acordes de el gato que está triste y azul despediré los amaneceres. Toca vestir el día de la capa de “super héroe” y dar la oportunidad a lo aprendido “mañana será otro día”, será el día que en esa ruleta rusa de buscarse la vida algo llegará…

Nieves (N. co-de)

La musa alocada y desvariada…

21 de cien… Summertime (II)

Como un lienzo despejado y sereno se muestra el cielo desde donde lo observo. Daría alguna pincelada de color, aun sabiendo que la paz que respiro cambiaría a inquietud.

La brisa que roza mi piel le roba la tersura. Siento el erizar de mis vellos… y es el verano en su desnudez el que puede abrazarte con fuego y, a la vez, acariciarte con dulzura…

En esta quietud casi forzada miro las manecillas del reloj y,  espero que giren restando horas en un juego absurdo de robar tiempo a la caída de la tarde…

Me regalo un poco de tranquilidad, una pizca de vacío en los pensamientos, un segundo y medio de deseo. Dejando volar sueños al aire que rescato justo cuando el sol me susurra al oído, -el ocaso llegó, mañana será otro día-…

Nieves

La musa inspiradora…

20 de cien… Summertime 


De vuelta al rumor del mar cuando cierras los ojos… a la paz de los días sin rutinas y vacíos de contenido.
Al rozar del aire en la piel y el calor del cuerpo bajo el sol…
Diferente, talvez. Un libro nuevo que leer, un halo de nostalgia, algo de jazz a juego,  una vuelta a los acontecimientos y una revuelta a los pensamientos. Si observas nada ni nadie  tienen prisas…
Rompe una ola a mis pies y enfria la toma de decisiones.  Agradezco el escalofrio, la circulación de la sangre se anima.. No me inmuto ante el cuerpazo de dos sombrillas mas alla que pasea de continuo luciéndose, es el dia de la marmota modo verano…
Página diez del libro, sosiego que me hace levantar la vista hacia “la mar”… Sigo en el vacío de nuevas sensaciones, sin contenido y sin saber/querer si quiero que esto cambie…
Summertime
Nieves

La musa inspiradora…

https://open.spotify.com/track/0bAemmxuDFhX9PDdprYyoI

19 de cien… muere en silencio

Paseo de mar y tierra, marisma y pinar…

Muere entre llamas el olor a tierra fértil

La mar salada…se pierde entre cenizas y colores cálidos llenos de rabia.

Recuerdos de niñez, de naturaleza,  de libertad son hoy soñados 

Vuela el ave viajera de su hogar veraniego huyendo  del sopor… 

Noches de San Juan, quememos lo malo para que vuelva lo bueno…

Dejemos lo que crece solo, lo verde, lo que late a su ritmo  tranquilo y paciente… 
… huele a cenizas, huele a muerte y no habrá sepelio.

La vida sigue…

Nieves Fernández-Valderrama
La musa que inspira…

18 de cien… El viento que mece.

14067625_1390965580919807_5771641178744337623_n (1)

Recuerdo observar por la carretera esos molinos gigantes, que por un momento me trasladaron al Quijote. No encuentro la forma de luchar contra ellos y la razón me afirma que la lanza de tan manchego caballero tampoco hubiera servido…

Pensé que tal vez no hay lucha contra lo estático y al mirar sus aspas entendí que soplaba sin aliento, era él quien luchaba, el fenómeno… lo inevitable.

Al paso por  Cabo Trafalgar el paisaje cambió. Decidí hacer una parada .

Al poner mis pies en el suelo sentí como me empujó. Fue dueño de mis pasos como si quisiera trasladarme raudo a enseñarme el secreto de su fuerza. La mar, como decía Alberti, estaba en calma. Me descalce dirigiéndome a la orilla, él solo mecía sus aguas y a mis pies llegaba sumisa. Dejé que me envolviera, noté el roce en mis labios resecos como si quisiera que bebiera de su aliento.

Abrí los brazos y girando sobre mi busqué que se abrazara. No luché deseaba que me poseyera cómo a esos molinos inertes que llenaba de fuerza con su soplo. Ansiaba el abrazo de la energía  que me trasladaría en mi mente a todos esos momentos vividos en el pasado.

Papá era el compañero de viaje del viento hacía años. Cada gránulo de arena transformado en recuerdo se hacía liviano al soplo del susurro de él en mi oído…

Yo también te quiero -le dije.

Nieves.

17 de cien… “Los colores de mi silencio”

libro

A veces temo  mi creatividad que en su voz callada transforma el momento en una realidad casi cinematográfica.  En el sopor al que me somete la estación; la noche, una mesa, la vela en el centro de la mesa en vigilia, dos rosas flotando en porcelana. Una gota apresurada que se desliza por el escote sin destino definido. Un hombre que clava sus ojos en mi y, el murmullo del lugar se enmudece para dar paso al “in-consciente”…

Recorre lento, muy lento el contorno de mis palabras, las dichas y las que en silencio rozaran labios. Guarda el secreto del placer en los sentidos con los que conjugo el verbo en cada silencio. Existe un sustantivo para expresar lo dulce de la lengua que al tacto eriza mi piel. Y en carmín el color del sabor que estallará en cada sutil  gemido. Las letras disponen su atracción involuntariamente.

Tal vez este sea el color de mi silencio…  seducir-me.

Nieves

Este Jueves, relato: “El color de nuestro silencio” tema propuesto por Mª José Moreno en su Blog….más relatos aquí

La musa inspiradora

 

16 de cien… Grazie, ¿en italiano?

 

brujula y monedas

… Y volviendo a esa manía mía de lanzar objetos al aire, esta vez fue un centavo. Lo observo y veo como cae ante mis ojos a un ritmo ralentizado. Su brillo va acompasado con un haz de luz. Lento muy lento, dándome lugar a pedir un deseo ¿cara o cruz?.

No me interesa lo que pienses. Me embarga una sola duda  que mi destino me pertenezca. Una vez la observo en el aire me planteo si realmente hay una pregunta que contestar o simplemente es un juego ridículo basado en la inseguridad.

¡Madrecita Bendita ayúdame a tomar una decisión!, -me digo..- y ahí va mi futuro sin brújula colgado de que el viento o la probabilidad según la física cuántica caiga de un lado o de otro aleatoriamente. El indigente de la esquina en un movimiento intencionado y con cierto reflejo, la recoge antes de llegar al suelo… me regala una sonrisa y me dice ¡Grazie!.

Lo observo, en su cara está escrita la felicidad. Hago un inciso y le digo,  !Un chato a mi salud, amigo!.  No se si obró el milagro pero desde ese momento supe que la decisión era mía. ¿Te encuentras en ese momento de “un centavo por mis pensamientos”?. Mejor te regalo una sonrisa y te deseo un “buen viaje” yo ya inicié el mio…

Nieves

La musa inspiradora

 

 

 

 

14 de cien… Deshojando la margarita.

Cuando el sol  inicia su despedida en verano y la sombra se apodera del amarillo del campo. El jolgorio voletea por  las calles empedradas. Los niños  se hacen  dueños del lugar mientras los habitantes poco a poco van sacando sus sillas de nea a la acera. Ya no hay pañuelos que cubran cabezas  en la era ni bastones al trote en las calles.

En el número cinco alguien grita, ¡ahí va, sexta blanca!, el dominó, juego de “hombres”. En el dos las “mujeres” hacen lo propio, la labor,  mientras hablan del día a día en un pueblo que en diez días amanecerá callado…

Tras la esquina nadie se ha percatado que  dos de los “polluelos”  han dejado los juegos y observan la luna llena  en su camino a  alumbrar el final del día,  con sus dedos entrelazados…

Estrellita, ¿me quieres?,- ella lo mira con los ojos lleno de brillo y el pellizco en el estómago.

Cierra los ojos- le dice- y despacio junta sus labios nerviosos a los de Juanito… cuando él los abres, ella ya no está…

Al día siguiente Estrellita partirá, para ella se acaba el verano en el pueblo. Esta vez se va con un beso tembloroso de “vale por espérame hasta el verano que viene…”. Él guardará el preciado regalo  como un libro de una sola página… en el que dice,  “Ella me quiere…”

Nieves Fdez-Valderrama

Os dejo la musa inspiradora

https://open.spotify.com/track/2yw3zRz46K4FE9lZf3tfwb

Participo en la convocatoria semanal de Este jueves, relato, Amores de infancia…  el Blog de Inma Blanco, podéis leer más relatos sobre el tema de la convocatoria en el enlace que os dejo.

13 de cien… Mise en place

bon

Una proposición tentadora  si conseguía…

Atraer dulcemente al comensal, hacerlo almíbar sin asustar.

Arropar siempre en el punto, la distancia justa.

Acaramelar y aromatizar el ambiente.

Poner siempre el cuerpo algo crocante, ambrosía exuberante

“Mise en place” perfecta.

Catar el bouquet, mantener las sensaciones en boca.

Avocado, carnoso, vigoroso…

No emborrachar. Paladear la textura,

derretir el jarabe siempre “al dente”.

¿Bon Apéttit?

No siempre es oro todo lo que reluce cuando de lenguaje culinario hablamos.

Nieves

12 de cien… El petirrojo vuela en libertad

anciana-mirando-la-ventana

Como para todo hubo un primer día. Aunque ella pasa del recuerdo al olvido en un instante. Las rutinas impuestas le regalaron un asiento junto al ventanal. Desde allí  cada mañana observa todo lo que acontece en el jardín. Hace años que no aprecia el cambio estacional ni si llueve o el sol nace, ni el pasar del tiempo…

Él le sirve la leche y  ella moja la magdalena, a veces se queda tan ensimismada que la deja caer dentro de  la taza derramándola  en el mantel. Nunca  hace aprecio, sigue con su mirada atenta a lo que acontece fuera. Cuando los ojos se le llenan de lágrimas, llega la hora de retirarla del lugar y volverla a llevar a su habitación. En el tocadiscos  suena siempre “She”.  Aznavour,  la tranquiliza, (a él también).

Con su paso lento y con la palabra quebrada-dice asiéndole la mano- … Oiga, ¿sabe? He visto al petirrojo volar libre tras las rejas. No hay rejas, ni petirrojos en aquel lugar, ni él es un desconocido. Aquella ventana, a veces, actúa de bisagra y la lleva a volar al recuerdo. Otras sin embargo, a él, lo lleva a la tristeza por ser guardián indiscreto de la enfermedad del olvido.

Nieves

Este Jueves, relato…  Otras personas oteando el firmamento  en  el Blog de Alfredo, “La Plaza del Diamante”
php contador